La privacidad en las redes sociales

Esta mañana me tocó asistir a un acto conmemorativo del 25 aniversario de la incorporación de la mujer a la Guardia Civil. Poco antes de su inauguración, en un corrillo en el que se encontraban autoridades y altos mandos del Cuerpo, oí como las redes sociales eran objeto de conversación. En concreto se referían a la pérdida de privacidad de algunos usuarios debido a un mal uso de las plataformas. Más tarde, a lo largo de la citada jornada se aludiría a la labor que desarrollan los guardias civiles en la resolución de delitos contra menores a través de internet.
Precisamente, uno de los aspectos a cuidar por todos aquellos usuarios que integran cada red social es el de la privacidad. Las redes sociales son, hoy por hoy, una herramienta muy útil a nivel personal y profesional, pero en ellas no todo vale, hay que saber utilizarlas con criterio y sensatez si no queremos llevarnos algún disgusto.
Cada usuario debe ser responsable de sus publicaciones y ser consciente en todo momento de los datos y las informaciones que está introduciendo en la red y compartiendo con otros internautas. Dicho de otro modo, es preciso ser extremadamente cuidadoso con la cantidad de información que se pone a disposición de los demás, pues puede llegar a manos de quien no debe.
Junto a la coherencia de sus acciones, el usuario debe saber que las redes sociales ponen a su disposición una serie de parámetros de seguridad y privacidad, que son posibles de modificar, ofreciéndoles así un plus de protección. El problema está en que muchos titulares de perfiles desconocen tales herramientas para mejorar la seguridad de su cuenta y no cambian la configuración que viene por defecto y que, por lo general, suele ser la más laxa.
Dicho esto, quizás conviene que todos aquellos que somos usuarios de alguna red social dediquemos unos minutos a revisar la configuración de privacidad de nuestros perfiles y seamos más cautos a la hora de publicar en abierto cierta información. Recordad que también estas plataformas disponen de mensajería privada y de que, por ejemplo, no todos tienen porqué enterarse que me hallo de vacaciones y que no volveré hasta tal día.

Imagen: Bloqueo de seguridad by pixabay.com CC0 Public DomainBloqueo de seguridad

Las redes sociales se suman a la ‘cruzada’ rosa

Hoy 19 de octubre se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, una efeméride para concienciar a la sociedad de la importancia que tiene apoyar esta causa y brindar a las afectadas la confianza que necesitan en momentos difíciles.
Los medios sociales en su conjunto, ya sean redes sociales, servicios de microblogging, multimedia, servicios de mensajería instantánea o los propios blogs, no son ajenos a esta celebración y se tiñen también de rosa a lo largo de todo el mes de octubre.
Estoy convencida de que son precisamente los medios sociales los que han enarbolado la bandera en esta lucha y a través de diferentes campañas, eslóganes o simplemente la interacción de los usuarios, están contribuyendo en gran medida a sensibilizar a la población de que el cáncer de mama es el tumor más frecuente entre las mujeres, así como de la importancia que tiene la detección temprana y la investigación del mismo.
El rosa, como fondo de los medios, o el lazo del mismo color en una zona visible de la página es la forma más evidente que tienen los medios sociales de recordarnos su apoyo. Pero también hay otras. Así, por ejemplo en el caso de Twitter, el hashtag #DiaMundialCancerMama se convirtió en trending topic o tema del día, después de que fuesen muchas las personas que hablaran del mismo gracias a la campaña lanzada por la Asociación Española contra el Cáncer.

trending topic
Por su parte, los blogs se llenan de entradas sobre la citada cuestión. Así, a las bitácoras personales de mujeres que un día decidieron hacer del cáncer de mama el eje temático de las mismas, póngase el caso de Tatiana Martínez, se suman los post esporádicos que escriben los bloggers con motivo de esta ‘festividad rosa’. Igualmente, los blogs corporativos de organizaciones, como colegios profesionales de médicos o enfermeros, dedicados a lo largo de todo el año a tratar cuestiones sanitarias no pueden sino recordar esta enfermedad llegado el día.
Y por supuesto, en esta entrada no podía dejar de mencionar a YouTube, una poderosa plataforma de video que ya muchos utilizan para darse a conocer o lanzar sus productos o servicios. Aquí también encontramos ejemplos de vídeos sobre el cáncer de mama. Por citar uno, el cortometraje La teta que os falta, de César Ríos Aguilar, y que según cita Elena Casany Castells en su blog, Vida sana, “está dedicado a todas aquellas mujeres que un día recibieron con una gran conmoción el diagnóstico de un cáncer de mama. Un homenaje a todas aquellas mujeres que han sufrido y tenido que superar las barreras físicas y psicológicas que representa el cambio brutal en su aspecto y todo lo que conlleva esta enfermedad”.
Tras este breve repaso y a modo de conclusión, sólo me queda decir que los medios sociales son también una ‘herramienta de combate’, sensibilización, concienciación y apoyo a todas esas luchadoras; y por ende, son un instrumento para convertir en actualidad temas concretos y llegar a toda la sociedad.

Usuaria antes que ‘bloggers’

Impresión de pantalla de una búsqueda del término 'blog' en Google imágenes.

Impresión de pantalla de una búsqueda del término ‘blog’ en Google imágenes.

Hace tiempo que, al igual que el común de los mortales, navego por la Red y leo el blog de unos y de otros, pero nunca hasta ahora me había planteado la necesidad de crear el mío propio. De hecho, estoy convencida de que si no llega a ser por la imposición del curso Social Media Comunicación nunca me habría embarcado en esta aventura de la que no sé si saldré airosa.
Sólo hay que teclear el término ‘blog’ en cualquier motor de búsqueda de internet para comprobar que hay miles -en Google aparecen 5.230.000.000 resultados- y de temática de lo más variopinta. Esto me lleva a la conclusión de que hay una inmensa mayoría de personas y organizaciones que quieren contar su historia y hablarle al mundo y que, por supuesto, ahí estamos el resto para escucharles. De no ser así no hay explicación posible para entender el auge y éxito de los blogs.
Coincidiendo con el comienzo de este curso, me pregunto por qué es oportuno, e incluso a veces necesario, la creación de un blog. Después de darle vueltas a la cabeza, hacer un ‘pequeño sondeo’ entre quienes tengo a mi alrededor para conocer sus opiniones y consultar en internet la opinión de los gurús en el tema, reconozco que hay más de una razón para hacerlo.
Desde el punto de vista personal, el blog te ayuda a mostrar a todo el mundo quién eres, cómo eres y qué haces y esto a día de hoy es muy válido, máximo si lo que te interesa es establecer relaciones personales o profesionales online, es decir, hacer networking –por cierto, al hilo de ello diré que pese a que ahora está muy de moda utilizar terminología inglesa para referirnos a una u otra cosa, yo prefiero el uso del castellano, tan rico y variado y del que parece renegamos cada vez más-.
Además, el blog personal ayuda a crear tu propia marca, a potenciar tus habilidades y se ha convertido en una útil herramienta para la búsqueda de empleo, pues son ya muchas las empresas que se fijan en la presencia de sus futuros empleados en las redes sociales.
Frente a estas bitácoras personales están los blogs corporativos de empresas, instituciones u organizaciones, uno de los principales canales de marketing para que las mismas expongan y vendan su marca y una gran herramienta para acercarse a sus clientes, ya que a diferencia de una web convencional éste permite la respuesta de los usuarios. Este hecho humaniza también a la empresa, dado que cuando pensamos en ella no lo hacemos sólo con una visión económica, pues con el blog somos conscientes de que detrás de ellos hay un equipo de empleados profesionales, que interactúa con los usuarios y que dedican su tiempo a ello, aportando contenidos de calidad, que son de su interés y con los que están habituados a trabajar a diario.
Llegados a este punto del post, la pregunta de por qué es importante contar con un blog no necesita de respuesta, es evidente. No tanto desde el punto de vista personal, al menos para mí, que aún no termino de encontrar esa necesidad en primera persona; pero sí corporativo o profesional. Como contrapunto sí reconozco que soy consumidora de blogs personales, especialmente de aquellos de cocina o de mamás que aportan consejos para sobrellevar mejor el día a día. Disfruto al máximo con sus lecturas y aprendo cada día algo nuevo. Gracias bloggers por estar ahí.

1, 2, 3,… y me sumerjo en la blogosfera

Atrapados en la Red es el título de una pegadiza canción que popularizó el grupo Tam Tam Go allá por el año 1999. ‘Atrapada’, -aunque de una forma muy diferente al protagonista de aquel tema-, es como ahora me encuentro yo en esta nueva aventura con la que me inicio en la blogosfera. Temores muchos, pero ampliamente superados por las ganas y la ilusión.